En este articulo te contamos los factores más importantes para identificar los síntomas de la presión arterial alta. Además, te vamos a explicar en detalle cuáles pueden ser sus causas y las maneras más efectivas para controlar la hipertensión.

En Genea Centro Médico contamos con Monitoreo de presión arterial. Te invitamos a seguir leyendo todos los detalles.

¿Qué es la presión arterial?

La presión arterial es el impulso o la fuerza que la sangre conduce a través de las paredes de las arterias. Representa a la forma e intensidad en la que el corazón la bombea, generando lo que se conocen como latidos.

En el sistema circulatorio humano, la sangre se dirige a la aurícula derecha del corazón, desde la cual es bombeada al ventrículo derecho. Este se encarga de redirigirla hacia los pulmones y otras arterias importantes del organismo.

De esta manera, la presión arterial es vital para la salud de una persona y la calidad de cada uno de sus órganos. Controlar cómo funciona es una forma de prevenir incidentes cardíacos o enfermedades crónicas.

¿Qué significa la presión arterial alta?

Denominada también como hipertensión, la presión arterial alta se da cuando el corazón bombea con más fuerza de lo habitual, generando un trabajo y esfuerzo extra.

Esto puede provocar que el corazón se exija más de lo necesario, lo que puede provocar complicaciones en un futuro.

Esta condición de salud puede causar diferentes problemas como ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca o renal, enfermedad coronaria, dificultades oculares, accidente cerebrovascular y en muchos casos, infartos que conducen a la muerte del paciente.

Existen dos tipos de presión arterial alta, que se relacionan con sus orígenes:

  • Primaria o esencial: es considerada la más común en pacientes, ya que su aparición se da con el envejecimiento, debido al deterioro o fallas naturales en el funcionamiento del corazón.
  • Secundaria: sus causas se relacionan con otras condiciones de salud preexistentes o bien la utilización de ciertos medicamentos.

Valores de la hipertensión

La presión arterial se mide a través de un tensiómetro, el cual brindará dos números importantes.

La primera cifra se denomina presión arterial sistólica, que se refiere a la presión provocada cuando el corazón se contrae y expulsa la sangre hacia afuera.

El segundo número contempla a la presión arterial diastólica, que simboliza la presión que genera el corazón cuando se mantiene relajado y se llena de sangre.

Los parámetros de la presión arterial general utilizados en adultos son:

  • Presión Normal: presión arterial sistólica: menor de 120 y presión arterial diastólica menor de 80.
  • Presión arterial alta en pacientes que no poseen antecedentes cardíacos: presión arterial sistólica 140 o mayor y presión arterial diastólica 90 o mayor.
  • Presión arterial alta en pacientes con factores de riesgo cardíaco: presión arterial sistólica 130 o mayor y presión arterial diastólica 80 o mayor.
  • Presión arterial peligrosamente alta: presión arterial sistólica 180 o mayor y presión arterial diastólica 120 o mayor.

Si un individuo posee la última categoría, debe dirigirse inmediatamente a un centro de salud.

Síntomas de Presión Arterial

Síntomas de la presión arterial alta

La presión arterial alta no suele presentar síntomas notorios, pero existen diferentes signos a tener en cuenta para acudir al médico.

  • Sangrado nasal.
  • Dolor de cabeza crónico.
  • Dificultad para respirar.

Si una persona presenta antecedentes familiares de enfermedades coronarias, accidentes cardíacos o hipertensión, es recomendable consultar con un cardiólogo.

Para esto no es necesario presentar síntomas, ya que la consulta sirve para prevenir complicaciones de salud a futuro o bien diagnosticar de manera temprana ciertas afecciones.

¿Cuáles son las causas?

La presencia de la hipertensión puede deberse a diferentes causas, entre las cuales se encuentran factores genéticos. Existen otras variantes que pueden provocar o bien ser signos de riesgo para la presión arterial alta:

  • Exceso de peso.
  • Envejecimiento, dado que los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos con la edad.
  • Estrés.
  • Falta de sueño y cansancio.
  • Consumo frecuente de alcohol.
  • Consumo desmedido de sal y sodios agregados en alimentos y bebidas.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Trastornos de las glándulas suprarrenales.
  • Embarazo o preeclampsia.
  • Trastornos hormonales.
  • Apnea obstructiva del sueño.

¿Cómo controlar la presión arterial?

Acudir a chequeos cardiológicos o clínicos regulares es una buena forma de examinar la presión arterial y prevenir problemas de salud. Es recomendable realizar chequeos médicos cada dos años en jóvenes de 18 años.

A partir de los 40 años, es posible que muchos profesionales de la salud decidan aumentar la frecuencia de estos estudios. En casos con antecedentes coronarios propios o familiares, la revisión médica deberá ser más frecuente.

La presión arterial se mide a través de un tensiómetro. Existen aparatos para utilizar en el hogar, para quienes deban o deseen llevar un control diario o semanal.

Existen diferentes tipos de tratamientos para la presión arterial alta, que acompañan la toma de medicamentos con una dieta saludable y hábitos necesarios como la actividad física, el cese de consumo de tabaco o alcohol, entre otras.

Es recomendable para todas las personas, llevar un estilo de vida saludable, en el cual se evite el exceso de sodio, alcohol, grasas saturadas y tabaquismo. Asimismo, practicar deporte con frecuencia y dedicar tiempo al buen descanso, son otras herramientas para mejorar la condición de salud general.

En Genea, te invitamos a contactar a nuestro panel de cardiología, dispuesto a responder cualquier consulta y realizar los exámenes necesarios para controlar la presión arterial.